Los bots son un tema recurrente en nuestras discusiones en Internet: seguro has escuchado más de una vez a figuras públicas, periodistas y usuarixs de redes sociales hablar de “bots”, “granjas de bots” y hasta “trolls”. Pero, ¿qué son? ¿cuál es la diferencia entre ellos? Aquí te contamos un poco al respecto.

Bot

Un bot es un programa que realiza acciones repetitivas a través de Internet, como enviar mails, responder mensajes o tuitear, buscando simular el comportamiento humano 💡 Un algoritmo lo hace funcionar y no directamente una persona, por eso viene de la palabra ro-bot 🤖

Hay bots que nos ayudan a hacer de Internet un lugar más seguro, como Botiquina, y bots que nos divierten, como Bot de colores. Incluso hay bots con los que interactuamos a diario sin saber: como los asistentes virtuales (Siri, Ok Google o Alexa) o los chatbots que nos responden en la sección de atención en línea de un servicio.

Algo que hay que tomar en cuenta es que, aunque los bots están configurados para funcionar sin intervención humana, están programados por personas y pueden amplificar sesgos, discriminación y discurso de odio. Aquí hay un análisis más profundo sobre el tema. Hay de todo tipo de bots en la viña del Internet.

Granjas de bots

Las granjas de bots son una multitud de bots administrados por una misma persona o grupo. Esta estrategia busca crear usuarios (bots) con perfiles falsos en redes sociales para aumentar el número de seguidores de una cuenta, posicionar temas o hashtags e incluso propagar noticias falsas. No todas están ligadas a temas políticos, también pueden ser utilizadas por agencias de marketing para aumentar el tráfico de una marca o negocio. 

Recordemos que no todas las expresiones de disenso están hechas a través de bots, como algunas personas públicas quieren hacernos creer. Hay que saber hacer una distinción entre interacciones genuinas, hechas por personas reales, e interacciones por bots.

¿Cómo identificar un bot en Twitter?

Cuando hablamos de bots diseñados para posicionar un discurso o descarrilar una conversación, lo más sencillo es observar su comportamiento. Algunos comportamientos comunes en bots son:

  • Seguir sólo a cuentas “famosas” y verificadas, especialmente las que comparten perfil político o ideológico (Ejemplo: sólo sigue a cuentas de integrantes de un partido político)
  • Seguir otras cuentas no verificadas pero cuando las analizamos todas parecen “bots”
  • Algunos bots son creados sólo para dar likes o RTs, no comentan ni tuitean
  • En general tienen una actividad repetitiva y pueden replicar mensajes del mismo tipo de manera recurrente y “robotizada”

Este post de IJNET ofrece más información para identificar bots y granjas de bots. 

Trolls

Aunque algunas veces se confunden, los trolls son distintos a los bots. “Troll” describe a una persona o grupo, muchas veces con identidad desconocida, que publica mensajes provocadores con la intención de generar conflicto o una emoción negativa. Estos dos conceptos se pueden cruzar ya que algunos trolls pueden utilizar bots para amplificar su mensaje y desorientar una conversación. 

El “trolleo” puede ir desde bromas inocentes entre compas hasta bullying digital y acoso en línea. Para detectar acoso u hostigamiento en línea te recomendamos revisar esta tipología de ataques digitales. (Si quieres leer más sobre anonimato y trolls aquí hay un artículo de ADC.)

Ahora que conocemos las diferencias, podemos hablar en términos claros sobre moderación de contenidos y la responsabilidad de las empresas y los gobiernos en el monitoreo, bloqueo y regulación de contenidos en línea. 

Share This