¿Alguna vez te han robado tu dispositivo móvil o celular? Esperemos que no, pero el riesgo existe gran parte del tiempo. ¿Qué pasa con la información en el equipo? ¿Cómo puedo proteger mi información y la de mis contactos?

Aquí enlistamos 5 acciones que puedes hacer para evitar que alguien más logre acceder a la información de tu dispositivo y así proteger tu información y la de tus contactos.

1. Bloqueo de acceso en tu celular

Lo primero a considerar es tener el dispositivo con algún tipo de bloqueo para acceder, esto puede ser configurar un patrón, un PIN o una contraseña alfanumérica; otra opción es utilizar el lector de huella dependiendo de tu contexto, lo importante es que cuentes con “algo que tú sepas o tengas” para desbloquearlo.

Además de esto, puedes configurarlo para se bloquee por inactividad, es decir que si no se utiliza en cierta cantidad de segundos se bloquee; de tal modo que al quedarse inactivo se bloqueará y siempre solicitará “algo” para desbloquearse.

2. Cifrar el dispositivo

Una manera de evitar que accedan a tu información es cifrando el dispositivo. Esto significa que el dispositivo se convierte en un tipo de caja fuerte que contiene información y sólo puedes acceder si se conoce la clave para abrir esa caja fuerte.

Los sistemas actuales que traen los teléfonos ya traen integrada la opción para cifrar el dispositivo; en los teléfonos más antiguos, sobre todo en los Android, éstas opciones no vienen totalmente cubiertas y a veces solamente cubren cifrar la tarjeta SD, por lo que te recomendamos revises que tu teléfono tenga esta opción y si está activada, para eso puedes checar el siguiente enlace que tiene una guía sencilla de este proceso o un texto más extendido del tema.

3. Respaldo

Recuerda respaldar de manera periódica la información de tu dispositivo. Esto incluye imágenes, fotos, audios, videos, contactos, llamadas o configuraciones; lo importante es contar con un respaldo actualizado fuera del dispositivo para prevenir perder la información.

Para esto puedes utilizar diferentes métodos, uno puede ser sacando ésta información y guardarla en tu computadora, o utilizando algún servicio en la nube como Drive o iCloud.

Una vez que tengas respaldos actualizados de tu información, puedes depurar la que ya no necesites en el dispositivo, esto te permite tener una mejor higiene de información y más espacio de almacenamiento.

4. Acciones remotas

Tanto Android como iOS nos permiten realizar algunas funciones remotas en nuestro dispositivo, esto puede ser: ubicar el teléfono en un mapa, hacerlo sonar, bloquear la pantalla o borrar la información del dispositivo.

Para que éstas funciones, hay que tener en cuenta que el dispositivo debe estar encendido y conectado a Internet, en algunos casos requiere tener acceso a la ubicación (para ubicarlo en un mapa).

Éstas funciones las puedes buscar como “Find my phone” o “Encontrar mi dispositivo” en Internet o en los siguientes enlaces:

Android: https://myaccount.google.com/find-your-phone

iOS: https://www.apple.com/mx/icloud/find-my-iphone/

Recuerda que debes tener a la mano el correo y contraseña con el que activaste o registraste el teléfono para poder utilizar estos servicios, y que no son los únicos existentes, fabricantes como Samsung o servicios como AVG (el antivirus) también cuentan con estas herramientas.

5. Reportar el dispositivo con el operador de red

Las operadoras de red proporcionan un servicio para bloquear dispositivos robados o extraviados, esto mediante el número IMEI. El número IMEI (del inglés International Mobile Equipment Identity, traducido al español: “identidad internacional de equipo móvil”), es un código o número de identificación de tu teléfono (de 15 dígitos).  El IMEI identifica tu celular cuando se conecta a la red de telefonía, digamos el equivalente a la CURP o al RFC de una persona (en México).

En caso de robo podemos comunicarnos con el proveedor del servicio de telefonía e indicar que el equipo ha sido robado, para esto proveemos el número IMEI (el cual se obtiene ingresando el código *#06# en la app de llamadas).  Una vez reportado el celular, éste ya no podrá ser utilizado en la red del operador por lo cual no podrá realizar ni recibir llamadas, ni enviar ni recibir mensajes, ni conectarse a la red de Internet del proveedor de telefonía.

Sin embargo el teléfono celular puede seguir funcionando como un teléfono cualquiera, conectarse a un WiFi, instalar apps, utilizar la cámara, solo no puede utilizar los servicios de telefonía.

En resumen, lo único que se bloquea es el uso del teléfono en la red celular, lo demás sigue funcionando. Y en todo caso, esto no es definitivo, ya que existen métodos con los cuales se puede burlar este mecanismo de bloqueo, sin embargo no está de más hacer el reporte.

¿Tienes dudas o comentarios? Cuéntanos y para más consejos y cuidados, te recomendamos hacer esta checklist en línea: Checklist de seguridad y privacidad para tu celular

Share This