¿Te has fijado que cuando visitas algunos sitios aparece un pop-up que te pide aceptar “las cookies” para continuar navegando? 

Algunos países (por ejemplo en la Unión Europea a través del GDPR) obligan por ley a sitios web, tiendas o blogs a mostrarte el aviso de las cookies 🍪 , pero ¿qué son? ¿para qué sirven? ¿Y qué tienen que ver con mi información en línea? Te explicamos:

¿Qué son las cookies?

via GIPHY

Las cookies son archivos temporales creados por los sitios web, contienen pequeñas dosis de información y se almacenan en el navegador de tu dispositivo, como celular o computadora. 

Esos archivos se generan a petición de los sitios web que visitas. Digamos que entras a tu correo y el sitio web le pide a tu navegador (por ejemplo, Google Chrome, Safari, Firefox) que guarde información de tu inicio de sesión, para verificar que hayas iniciado sesión previamente y así la página no te pida que inicies sesión de nuevo con cada movimiento. Es decir, navegas en tu correo gracias a la cookie.

¿Para qué sirven?

Hay que tener en cuenta que la cantidad y tipo de información que pueden guardar es muy variable. Algunas cookies les sirven a quienes administran los sitios para conocer el flujo de visitantes: cuántos son y de qué países vienen, o para agilizar la navegación de su sitio y que tengas una mejor experiencia. Es decir, hay cookies que mejoran la usabilidad de un sitio web.

Si las cookies son tan útiles ¿por qué no las amamos? ¿por qué hemos escuchado que pueden invadir nuestra privacidad en línea?

via GIPHY

En ocasiones los sitios que visitamos utilizan herramientas conocidas como  “rastreadores” o “trackers”, una herramienta de software, que consultan las cookies y pueden tomar información que está almacenada en ellas. 

Estos rastreadores pueden estar administrados por empresas de terceros, como podrían ser Google o Facebook, o de cuartos y quintos como otras empresas de marketing que, a su vez, venden información que se puede asociar a tu persona, a otras empresas o gobiernos. En algunas ocasiones, este perfil generado de tu identidad en línea puede ser bastante preciso, debido a que esas pequeñas dosis de información se triangulan entre sí. 

En resumen: las cookies no son malas ni peligrosas en sí, es el uso que se le da a esa información lo que pudiera intervenir con la privacidad de las personas usuarias. Otra cosa a tener en cuenta, las cookies son archivos de información, no son programas, como tal no pueden leer o acceder a fotos, carpetas, documentos que están en tu celular o tu computadora, solo recogen información sobre tu navegación. A los que sí hay que tener en la mira es a los trackers o rastreadores.

¿Qué datos recopila una cookie?

Algunos ejemplos de datos que puede recopilar un cookie son:

  • Navegador que utilizas
  • Sistema Operativo utilizado
  • Fecha de acceso al sitio

Algunos ejemplos de información que puede triangular o recabar un rastreador a partir de las cookies:

  • Tu edad
  • Tu ubicación
  • Qué otros sitios consumes
  • Los temas que te interesan

¿Qué precauciones puedo tomar a la hora de aceptar o no cookies en sitios web?

via GIPHY

Una recomendación es utilizar plugins o complementos en tu navegador que sirvan para eliminar las cookies que se van generando mientras navegas en Internet. Los plugins que te recomendamos son “Forget me not” y “Cookie Autodelete” los cuales puedes instalarlos de los siguientes enlaces:

En Firefox:

En Chrome:

Otra recomendación es utilizar plugins para evitar que los rastreadores hagan un uso indebido de tus cookies, para esto te recomendamos utilizar uBlock Origin y Privacy Badger, que además te ayudarán a eliminar anuncios molestos (si de esos que acosa en forma de banner) en las páginas que visites.

También puedes eliminar tus datos de navegación desde aquí si utilizas Google Chrome.

Recomendaciones finales

Recuerda antes de dar clic en “Aceptar” a esos pop-ups que salen cuando visitas por primera vez un sitio, revísalos para que tengas claro qué información están recabando y con qué motivo, así como los “Términos y condiciones” en caso de ser necesario.

Ahora, si tienes una página web, blog o tienda en línea, no escondas o des por hecho tu anuncio de cookies, hazlo visible para conocimiento del usuario e identifica qué cookies son necesarias para que tu sitio funcione y cuáles son de terceros y su finalidad. Añade esta información en tu aviso y/o política de cookies.

Te dejamos una infografía que sintetiza esta información:

Share This